Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación o cerrar esta ventana entenderemos que acepta nuestra Política de cookies. Ver Política de cookies.

El Método Kushala consta de dos champús sólidos y un acondicionador:

  • Champú Sólido Bio Ayurvédico Cassia. Es un champú tratante específico para cabellos cortos.
  • Champú Sólido Bio Ayurvédico Amla, para todos los cabellos, tratados, largos y naturales. Es un champú de limpieza suave y respetuosa para el cabello. 
  • Acondicionador Sólido Bio Ayurvédico Baobab para proteger todo tipo de cabellos.

Los champús Kushala, al no contener detergentes, no generan la misma sensación jabonosa que otros, aunque sí son igualmente eficaces a la hora de dejar el cabello bien limpio. En este sentido, como el factor psicológico es importante, para acostumbrarnos al uso del champú Kushala, los primeros días hará falta dos lavados con el champú Kushala para obtener esa sensación de limpieza que producen los champús más jabonosos. Con el tiempo, después del primer lavado, la sensación jabonosa será inmediata. Desde el primer día tu cabello estará limpio y nutrido.

PRIMER PASO

Es muy importante cepillar y desenredar completamente nuestro cabello diariamente y siempre antes de lavarlo, que se convierta en un paso más de nuestra rutina para su cuidado. Así conseguimos estimular el cuero cabelludo, deshacernos de los cabellos que se caen a lo largo del día y tener una melena sin enredos. 

La importancia de cepillar el cabello antes de lavarlo

El cabello, estructuralmente, es muy parecido a las fibras textiles como el hilo de algodón, por ejemplo. Se expande al mojarse y se contrae al secarse por lo que, si mojamos el cabello con nudos y enredos, la fibra capilar se deteriorará y romperá y esto nos obligará, a su vez, a abusar de productos suavizantes para poderlo desenredar con facilidad. 

SEGUNDO PASO 

Mojamos bien el cabello sin moverlo para mantener su caída natural, que es de raíz a puntas. Simplemente echamos la cabeza un poco hacia atrás. 

TERCER PASO

Una vez el pelo esté mojado, pasamos la pastilla en dirección cuticular, solo en la raíz, por todo el contorno, parietales y nuca, y haremos una partición en el centro deslizando el champú por la zona trasera. Con las palmas de las manos ayudamos a que el champú penetre en el cuero cabelludo, pero sin frotar o mover el cabello. Distribuimos el champú en dirección cuticular, de raíz a puntas, y usamos los dedos a modo de peine para que el cabello no se enrede. Por último, aclaramos abundantemente con agua ayudándonos de las manos para que el agua penetre, sin mover el cabello de su sitio.

La importancia de no frotar el cabello

Si frotamos el cabello podemos dañar sus fibras dejándolas expuestas y abiertas mientras que, si usamos las manos para distribuir el champú en dirección cuticular, conseguimos que la fibra capilar no se deteriore y permanezca cerrada. 

Al lavarnos el cabello, estamos eliminando grasa, sudor y piel muerta. No hay necesidad de frotar o rascar el cuello cabelludo para conseguirlo. Cuando tenemos picor y nos rascamos la piel, la estamos dañando. Este mismo criterio lo podemos aplicar al cuero cabelludo: cuando rascamos o frotamos enérgicamente la cabeza, erosionamos la fibra capilar y agredimos el ecosistema de nuestra piel. Esto provoca una reacción, se altera la piel y se activan sus defensas naturales que se encuentran en el manto hidrolipídico, una mezcla de grasa, sudor y piel que nos protege. Visto esto, frotar la cabeza lo que hace es aumentar el manto hidrolipídico ensuciando más el cabello. 

CUARTO PASO

Acondicionamos el cabello y lo hacemos de distinta manera dependiendo del largo, grosor y densidad. Lo que NO debemos hacer en ninguna circunstancia es estrujar el cabello para eliminar el agua antes de aplicarnos el acondicionador.

  • Cabellos finos: aplicamos el acondicionador con las manos húmedas en las puntas y subimos a la zona de raíces como toque final. Para terminar, usamos un peine para distribuir el acondicionar de forma homogénea.
  • Cabellos gruesos: Podemos deslizar la pastilla del acondicionador por las puntas y después ayudarnos con las manos para subir hasta la raíz. Distribuimos todo el producto con un peine.

El Acondicionador Sólido Bio Ayurvédio Baobab es un producto versátil. Podemos dejarlo sin aclarar y así nos protegerá térmicamente, potenciará el rizo o ayudará a alisar el cabello. Es un gran aliado para los cabellos “frizzy”.

También lo podemos aclarar y utilizarlo después como producto de peinado y protección a modo de cera o sérum.

QUINTO PASO

Es el último paso y uno de los más importantes: no eliminamos el exceso de agua del cabello una vez terminado. Lo envolvemos con la toalla y dejamos el excedente ya que es muy importante no interferir en las reservas de agua que el cabello necesita. 

La importancia de no eliminar el excedente de agua

Cuando hablamos de cabello seco o cabello deshidratado, hablamos de agua. La hidratación de nuestro cabello depende de ese respeto a la fibra y a la autogestión que tiene la fibra capilar. Si el cabello está carente de agua busca la humedad en el ambiente y al encontrarla abre sus cutículas para absorber la humedad. Si el cabello está bien hidratado se mantiene estable en todo momento. 

Diferencias y sensaciones que cambian con el método Kushala

  • La limpieza es radicalmente distinta a cualquier champú del mercado. Los productos Kushala no resecan el cabello ni la piel gracias a su formulación. El cabello cambia en todos los sentidos de manera gradual y va mejorando día a día.
  • Notamos que el cabello aguanta más tiempo limpio y con más soltura. Al no llevar detergente, la piel no se siente agredida y se estabiliza. Un indicativo rápido para comprobarlo es ver como el bello del contorno, que con frecuencia se humedece rápidamente, con Kushala eso cambia de manera radical.
  • La esponjosidad de la fibra es dulce al tacto y se fortalece día a día. Al seguir el Método Kushala evitamos toda agresión física a la fibra capilar y los movimientos a favor de esta ayudan a reflejar mejor la luz de nuestro cabello. Esto explica que el brillo del cabello es una consecuencia física, ya que la luz se refleja sobre las superficies lisas. Al lavar con movimientos a favor de la cutícula ayudamos a tenerlas en la posición natural y obtenemos una cabello luminoso y brillante.